Cuando Littlewoods inauguró las quinielas de fútbol

by aWzbnfB7qw

Los cambios en el modo en que apostamos y en lo que apostamos han llevado a este sector a un nivel completamente nuevo en los últimos tiempos.

Teniendo eso en cuenta, es difícil para la última generación de apostadores comprender cuán revolucionario fue este tema de lo que ahora conocemos como quinielas.

Hoy en día ya sea que busquen en los periódico o simplemente te metas a Internet para investigar los resultados Progol y listo, ya sabes si ganaste o no.

Sin embargo, esta idea, surge por primera vez hace casi cien años de forma casi casual.

Veamos un poco de historia.

Esto de las quinielas surgió como una idea en Liverpool y entre una y otra cosa fue a través de unos amigos.

Veamos por ejemplo como surgió el nombre de Littlewoods.

El nombre Littlewoods surgió porque los tres amigos que lo formaron trabajaban para Commercial Cable Company y no se permitía ningún tipo de empleo externo de ningún tipo.

Es por eso que decidieron no llamar a la nueva empresa después de uno de sus propios apellidos, dada la mayor probabilidad de que se descubran si lo hacen.

En cambio, uno de los originarios les contó cómo tomó el nombre de la tía que lo crió después de quedar huérfano cuando era niño, pero que su nombre de nacimiento era Colin Henry Littlewood.

A partir de ese momento, el nuevo negocio se llamó Littlewoods Pools.

Quien años para tarde se convertiría en parte de un imperio de negocios.

Estos tres amigos lo que hicieron fue juntar sus ahorros y después de comprar una pequeña imprenta lograron imprimir cuatro mil cupones y los repartieron en el exterior del Manchester United Old Trafford un sábado de 1923.

Resultado de imagen para progolLamentablemente los tres hombres se sintieron consternados al descubrir que solo treinta y cinco de sus cuatro mil cupones fueron devueltos.

entra a CMillonario

Las apuestas realizadas totalizaron solo cuatro libras, siete chelines y seis peniques, lo que significa que el diez por ciento que los empresarios sacaron del pozo ni siquiera cubrieron sus gastos.

En lugar de entrar en pánico y tirar la toalla, los tres hombres decidieron doblar su apuesta, así que imprimieron diez mil cupones y los llevaron a Hull para distribuirlos antes de un juego importante.

Si se decepcionaron con los treinta y cinco cupones de los diez mil que se devolvieron en Old Trafford, entonces no es difícil imaginar cómo se habrían sentido cuando solo se devolvió uno en Hull.

El proyecto continuó perdiendo dinero hasta la mitad de la temporada 1924-1925, dejando a los tres socios a considerar si es tiempo de abandonar el proyecto antes de que realmente haya comenzado.

Habían invertido doscientas libras cada uno en la empresa y Hughes y Askham sintieron que era hora de darlo por terminado.

Se sorprendieron cuando Moores no solo no estaba de acuerdo con ellos sino que les ofreció pagarles a cada uno las £ 200 que habían invertido hasta ese momento para comprarles las acciones de la compañía.

Las cosas podrían haber sido diferentes, pero para su esposa quien le decía: “Preferiría casarme con un hombre que está obsesionado por el fracaso en lugar de uno obsesionado por el arrepentimiento”.

Hughes y Askham, al darse cuenta de por qué el proyecto había fracasado para Barnard cuando lo había intentado en Birmingham, aceptó la oferta de Moores.

Resultaría ser una decisión de la que los dos hombres se arrepentirían, ya que los Littlewoods Pools despegaron hasta tal punto que John Moores se convirtió en un millonario en la lotería.

FUENTES: YouTube || Lotería Nacional || CMillonario 

Así las cosas… y hoy por hoy, este concepto está extendido por todo el mundo incluyendo Internet.

Leave a Reply

Your email address will not be published.
*
*

shares